El ministro Agarrangurrien

Posted by ricardo marcenaro | Posted on 11:43



El ministro Agarrangurrien

El ministro Agarrangurrien tiene que llenar
Su Excel con los huesos de los inservibles,
Fumanchú hace cuentas como el Sr de la brocha gorda,
Tiene su pequeño y ridículo bigote metido para dentro
Bien prendido al alma que le han reducido a golpes
En terapias educativas que los alumnos de su padre
Recuerdan perfectamente llenos de sus gritos amenazantes.
Con la misma sensibilidad y temperatura de los huesos fósiles,
Mientras cuenta el progreso de las acciones que se mereció
Y sin importar el choque de intereses descalificadores para el puesto,
Jubilados, pobres, trabajadores, comerciantes, pequeños empresarios,
Conocen el sabor de la expatriación, el destierro interno, el frío y hambre,
Pero el Sr de la brocha gorda debe llenar planillas sin que esos detalles le importen,
Los números no son sensibles ni los teclados humanitarios,
Pensará: si no ha sabido adinerarse embrómese y padezca su suerte.
De ninguna manera la meritocracia significa cumbres de caníbales,
Pero en un país de extremos y con una masa importante de ignorantes con y sin poder,
La variación antónima de argumento volverá a someter a los más débiles
Mientras una clase media cretina desenvuelve avaricias y autosatisfacciones
Con un descaro inconsciente tendiente al suicidio y al capotar cíclico
 Mientras distrae horas entre chismes, socarronerías y engrasamientos regados de alcohol.
Gran problema no haber llegado nunca al escalón de ciudadano prefiriendo el de consumidor,
El espíritu del vacuno deglutido ha comunicado esa voluntad de cabeza gacha abocada al pienso
Y al pastoreo turístico donde la manada se encuentra a sí mismo reconociéndose en la pila.
Así las cosas, los semilleros de Agarrangurrien seguirán dando generosos hijuelos plaga,
Emergentes sociales, espejos del espectro o carnación de fantasmas mugiendo antes del volteo.
-
Ricardo M Marcenaro
 Ciudadano Sin Lustre
 (…es que nunca me gustó la pomada…)

Comments (0)

Publicar un comentario en la entrada