Poetry: Li Qingzhao - To Lord Hu - To the Tune - To the Tune of - Links to more LQ

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 20:02

0






To Lord Hu

We shall not ask for the precious pearl of the Duke of Sui,
nor for the priceless jade disk of Master Ho.
We merely ask for the recent news of our homeland.
The Palace of Spiritual Illumination must be still there,
surrounded by desolation.
What's happened to the stone statues buried deep in the grass,
still guarding the Imperial tombs?
Is it true that our people left behind in the occupied territories
are still planting mulberry trees and hemp?
Is it true that the rear guard of the Barbarians
only patrols the city walls?

This widow's father and grandfather were born in Shantung.
Although they never held high office, their fame spread far and wide.
I remember when they carried on animated discussions
with other scholars by the city gate.
The listeners were so crowded that their sweat fell like rain.
Their offspring crossed the Yangtze River to the South many years ago.
Drifting in the rapids, they mingled with refugees.

I send blood-stained tears to the mountains and rivers of home,
And sprinkle a cup of earth on East Mountain.
I imagine when Your Lordship, His Majesty's envoy, upholding the Imperial spirit,
passes through our two capitals, K'ai Feng and Lo Yang,
Thousands of people would line the streets and present tea and broth
to welcome you....

Announce that the Emperor's heart aches for the suffering people---
they are his own children.
Let them understand that the Will of Heaven remembers all living beings.
Our sagacious Emperor offers his trust which is as brilliant as the sun.
There is no need to negotiate many times after the long chaos of the years. 





To the Tune

Breeze soft, sun frail, spring still early.
In a new lined dress my heart was refreshed,
But when I rose from sleep I felt a chill.
I put plum blossoms in my hair.
Now they are withered.
Where is my homeland?
I forgot it only when drunk.
The sandal wood incense burned out while I slept.
Now the perfume has gone,
But the wine has not gone.




To the Tune of

The fragrance of the pink lotus
fails, the jade mat hints of autumn.
Softly I unfasten my silk cloak,
Who is sending a letter from
among the clouds?
When the swan message returns,
the balcony is flooded with moonlight.

The blossoms drift on, the water flows.
There is the same yearning of the heart,
But it abides in two places.
There is no way to drive away this yearning:
Driven from the eyebrows,
It enters the heart. 






Links






Poetry: Li Qingzhao - To Lord Hu  - To the Tune - To the Tune of - Links to more LQ





Ricardo M Marcenaro - Facebook

Blogs in operation of The Solitary Dog:
Solitary Dog Sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com
Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas comerciales:
marcenaroescultor@gmail.com
For:
contact me,
submit materials for publication,
commercial proposals:
marcenaroescultor@gmail.com

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)


Music: Beth Hart - Like You (And Everyone Else) - Lyrics - Links to more BH

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 19:18

0







video


Beth Hart - Like You - Lyrics


I've been to Hell and it looked just like Heaven,
I made a friend and I felt forgiven,
Like you, and everyone else...

I am ashamed but, I am just human,
With oceans of dreams, and seas of confusion,
Like you... and everyone else...

Holding my breath when I just want to scream,
Hidin' the face I don’t want you to see,
Making a mess of myself trying to be like you,
And everyone else...

They put me away, and told me I’m crazy,
I don't belong but, but maybe they'll save me,
Talk to the pain, it's been here forever,
The drugs make me sane, but they don't make me better..

Holding my breath when I just want to scream,
Hiding the face, I don’t want you to see,
Making a mess of myself trying to be like you,
like you...

Losing my faith when I say I believe,
Looking at you for the answers I need,
Walking away from myself, trying to be like you,
And everyone else.
Everyone else..

Talk to me, talk to me, talk to me... till this is over..
Talk to me, talk to me, talk to me... I am worth fighting for...

Holding my breath when I just want to scream,
Hiding the face, I don’t want you to see,
Making a mess of myself trying to be like you,
Like you..

Losing my faith when I say I believe,
Looking at you for the answers I need,
Walking away from myself, trying to be like you,
And everyone else.

(Talk to me, talk to me, talk to me, everyone else...
Talk to me, talk to me, talk to me, like you...
Talk to me, talk to me, talk to me, everyone else...)

Walk in the rain, let it fall on my face.
There’s a shadow of doubt but a sky full of grace,
I’m not like you, and everyone else...




Links




Music: Beth Hart - Like You (And Everyone Else) - Lyrics - Links to more BH





Ricardo M Marcenaro - Facebook

Blogs in operation of The Solitary Dog:
Solitary Dog Sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com
Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas comerciales:
marcenaroescultor@gmail.com
For:
contact me,
submit materials for publication,
commercial proposals:
marcenaroescultor@gmail.com

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)


Painter: Jan Vermeer - Part 1 - 15 images - Bio in English y Espanol - Links

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 18:17

0



Jan Vermeer - A Lady and Two Gentlemen (detail)

 
Jan Vermeer - A Lady and Two Gentlemen (detail)

 
Jan Vermeer - A Lady and Two Gentlemen (detail)

 
Jan Vermeer - A Lady and Two Gentlemen 

 
Jan Vermeer - A Lady at the Virginals with a Gentleman (detail)

 
Jan Vermeer - A Lady at the Virginals with a Gentleman (detail)

 
 Jan Vermeer - A Lady at the Virginals with a Gentleman (detail)


Jan Vermeer - A Lady at the Virginals with a Gentleman 


Johannes, Jan or Johan Vermeer (Dutch: [joˈɦɑnəs jɑn vərˈmɪːr]; 1632 – December 1675) was a Dutch painter who specialized in domestic interior scenes of middle-class life. Vermeer was a moderately successful provincial genre painter in his lifetime. He seems never to have been particularly wealthy, leaving his wife and children in debt at his death, perhaps because he produced relatively few paintings.[3]

Vermeer worked slowly and with great care, using bright colours and sometimes expensive pigments, with a preference for lapis lazuli and Indian yellow. He is particularly renowned for his masterly treatment and use of light in his work.[4]

Vermeer painted mostly domestic interior scenes. "Almost all his paintings are apparently set in two smallish rooms in his house in Delft; they show the same furniture and decorations in various arrangements and they often portray the same people, mostly women."[5]

Recognized during his lifetime in Delft and The Hague, his modest celebrity gave way to obscurity after his death; he was barely mentioned in Arnold Houbraken's major source book on 17th-century Dutch painting (Grand Theatre of Dutch Painters and Women Artists), and was thus omitted from subsequent surveys of Dutch art for nearly two centuries.[6][7] In the 19th century, Vermeer was rediscovered by Gustav Friedrich Waagen and Théophile Thoré-Bürger, who published an essay attributing sixty-six pictures to him, although only thirty-four paintings are universally attributed to him today.[2] Since that time, Vermeer's reputation has grown, and he is now acknowledged as one of the greatest painters of the Dutch Golden Age.

http://en.wikipedia.org/wiki/Jan_Vermeer
 
Jan Vermeer - A Lady Drinking and a Gentleman (detail)

 
Jan Vermeer - A Lady Drinking and a Gentleman (detail)

 
Jan Vermeer - A Lady Drinking and a Gentleman (detail)

 
Jan Vermeer - A Lady Drinking and a Gentleman (detail)

 
Jan Vermeer - A Lady Drinking and a Gentleman 


Johannes Vermeer van Delft /joˈɦɑnəs vərˈmeːr vɑn dɛlft/ (bautizado en Delft, el 31 de octubre de 1632 - id. 15 de diciembre de 1675), llamado por sus contemporáneos Joannis ver Meer o Joannis van der Meer e incluso Jan ver Meer, es uno de los pintores neerlandeses más reconocidos del arte Barroco. Vivió durante la llamada Edad de Oro neerlandesa, en la cual las Provincias Unidas de los Países Bajos experimentaron un extraordinario florecimiento político, económico y cultural.

La obra completa de Vermeer es muy reducida, solamente se conocen 33 a 35 cuadros.1 Esto pudo deberse a que pintaba para mecenas, por encargo, más que para el mercado de arte.2

Pintó otras obras, hoy perdidas, de las que se tiene conocimiento por antiguas actas de subastas. Sus primeras obras fueron de tipo histórico, pero alcanzó la fama gracias a su pintura costumbrista, muchas veces considerada de género, que forma la mayoría de su producción. Sus cuadros más conocidos son Vista de Delft y La joven de la perla. En vida fue un pintor de éxito moderado. No tuvo una vida desahogada, quizá debido al escaso número de pinturas que producía, y a su muerte dejó deudas a su esposa y once hijos.

Prácticamente olvidado durante dos siglos, a partir de mediados del siglo XIX, la pintura de Vermeer tuvo un amplio reconocimiento. William Thoré-Bürger contribuyó a la consagración de Vermeer con unos artículos periodísticos muy elogiosos. Actualmente está considerado uno de los más grandes pintores de los Países Bajos. Es particularmente reconocido por su maestría en el uso y tratamiento de la luz.

http://es.wikipedia.org/wiki/Johannes_Vermeer

Jan Vermeer - A Lady Writing a Letter

 
Jan Vermeer - A Woman Asleep at Table





Painter: Jan Vermeer - Part 1 - 15 images - Bio in English y Espanol - Links





Ricardo M Marcenaro - Facebook

Blogs in operation of The Solitary Dog:
Solitary Dog Sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com
Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas comerciales:
marcenaroescultor@gmail.com
For:
contact me,
submit materials for publication,
commercial proposals:
marcenaroescultor@gmail.com

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)


Cuento: Jorge Luis Borges - El evangelio según Marcos - Links a mas Cuento

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 17:26

0




El evangelio según Marcos


El hecho sucedió en la estancia Los Álamos, en el partido de Junín, hacia el sur, en los últimos días del mes de marzo de 1928. Su protagonista fue un estudiante de medicina, Baltasar Espinosa. Podemos definirlo por ahora como uno de tantos muchachos porteños, sin otros rasgos dignos de nota que esa facultad oratoria que le había hecho merecer más de un premio en el colegio inglés de Ramos Mejía y que una casi ilimitada bondad. No le gustaba discutir; prefería que el interlocutor tuviera razón y no él. Aunque los azares del juego le interesaban, era un mal jugador, porque le desagradaba ganar. Su abierta inteligencia era perezosa; a los treinta y tres años le faltaba rendir una materia para graduarse, la que más lo atraía. Su padre, que era librepensador, como todos los señores de su época, lo había instruido en la doctrina de Herbert Spencer, pero su madre, antes de un viaje a Montevideo, le pidió que todas las noches rezara el Padrenuestro e hiciera la señal de la cruz. A lo largo de los años no había quebrado nunca esa promesa. No carecía de coraje; una mañana había cambiado, con más indiferencia que ira, dos o tres puñetazos con un grupo de compañeros que querían forzarlo a participar en una huelga universitaria. Abundaba, por espíritu de aquiescencia, en opiniones o hábitos discutibles: el país le importaba menos que el riesgo de que en otras partes creyeran que usamos plumas; veneraba a Francia pero menospreciaba a los franceses; tenía en poco a los americanos, pero aprobaba el hecho de que hubiera rascacielos en Buenos Aires; creía que los gauchos de la llanura son mejores jinetes que los de las cuchillas o los cerros. Cuando Daniel, su primo, le propuso veranear en Los Álamos, dijo inmediatamente que sí, no porque le gustara el campo sino por natural complacencia y porque no buscó razones válidas para decir que no. 





El casco de la estancia era grande y un poco abandonado; las dependencias del capataz, que se llamaba Gutre, estaban muy cerca. Los Gutres eran tres: el padre, el hijo, que era singularmente tosco, y una muchacha de incierta paternidad. Eran altos, fuertes, huesudos, de pelo que tiraba a rojizo y de caras aindiadas. Casi no hablaban. La mujer del capataz había muerto hace años.

Espinosa, en el campo, fue aprendiendo cosas que no sabía y que no sospechaba. Por ejemplo, que no hay que galopar cuando uno se está acercando a las casas y que nadie sale a andar a caballo sino para cumplir con una tarea. Con el tiempo llegaría a distinguir los pájaros por el grito.

A los pocos días, Daniel tuvo que ausentarse a la capital para cerrar una operación de animales. A lo sumo, el negocio le tomaría una semana. Espinosa, que ya estaba un poco harto de las bonnes fortunes de su primo y de su infatigable interés por las variaciones de la sastrería, prefirió quedarse en la estancia, con sus libros de texto. El calor apretaba y ni siquiera la noche traía un alivio. En el alba, los truenos lo despertaron. El viento zamarreaba las casuarinas. Espinosa oyó las primeras gotas y dio gracias a Dios. El aire frío vino de golpe. Esa tarde, el Salado se desbordó.




Al otro día, Baltasar Espinosa, mirando desde la galería los campos anegados, pensó que la metáfora que equipara la pampa con el mar no era, por lo menos esa mañana, del todo falsa, aunque Hudson había dejado escrito que el mar nos parece más grande, porque lo vemos desde la cubierta del barco y no desde el caballo o desde nuestra altura. La lluvia no cejaba; los Gutres, ayudados o incomodados por el pueblero, salvaron buena parte de la hacienda, aunque hubo muchos animales ahogados. Los caminos para llegar a la estancia eran cuatro: a todos los cubrieron las aguas. Al tercer día, una gotera amenazó la casa del capataz; Espinosa les dio una habitación que quedaba en el fondo, al lado del galpón de las herramientas. La mudanza los fue acercando; comían juntos en el gran comedor. El diálogo resultaba difícil; los Gutres, que sabían tantas cosas en materia de campo, no sabían explicarlas. Una noche, Espinosa les preguntó si la gente guardaba algún recuerdo de los malones, cuando la comandancia estaba en Junín. Le dijeron que sí, pero lo mismo hubieran contestado a una pregunta sobre la ejecución de Carlos Primero. Espinosa recordó que su padre solía decir que casi todos los casos de longevidad que se dan en el campo son casos de mala memoria o de un concepto vago de las fechas. Los gauchos suelen ignorar por igual el año en que nacieron y el nombre de quien los engendró.

En toda la casa no había otros libros que una serie de la revista La Chacra, un manual de veterinaria, un ejemplar de lujo del Tabaré, una Historia del Shorthorn en la Argentina, unos cuantos relatos eróticos o policiales y una novela reciente: Don Segundo Sombra. Espinosa, para distraer de algún modo la sobremesa inevitable, leyó un par de capítulos a los Gutres, que eran analfabetos. Desgraciadamente, el capataz había sido tropero y no le podían importar las andanzas de otro. Dijo que ese trabajo era liviano, que llevaban siempre un carguero con todo lo que se precisa y que, de no haber sido tropero, no habría llegado nunca hasta la Laguna de Gómez, hasta el Bragado y hasta los campos de los Núñez, en Chacabuco. En la cocina había una guitarra; los peones, antes de los hechos que narro, se sentaban en rueda; alguien la templaba y no llegaba nunca a tocar. Esto se llamaba una guitarreada. 





Espinosa, que se había dejado crecer la barba, solía demorarse ante el espejo para mirar su cara cambiada y sonreía al pensar que en Buenos Aires aburriría a los muchachos con el relato de la inundación del Salado. Curiosamente, extrañaba lugares a los que no iba nunca y no iría: una esquina de la calle Cabrera en la que hay un buzón, unos leones de mampostería en un portón de la calle Jujuy, a unas cuadras del Once, un almacén con piso de baldosa que no sabía muy bien dónde estaba. En cuanto a sus hermanos y a su padre, ya sabrían por Daniel que estaba aislado -la palabra, etimológicamente, era justa- por la creciente.

Explorando la casa, siempre cercada por las aguas, dio con una Biblia en inglés. En las páginas finales los Guthrie -tal era su nombre genuino- habían dejado escrita su historia. Eran oriundos de Inverness, habían arribado a este continente, sin duda como peones, a principios del siglo diecinueve, y se habían cruzado con indios. La crónica cesaba hacia mil ochocientos setenta y tantos; ya no sabían escribir. Al cabo de unas pocas generaciones habían olvidado el inglés; el castellano, cuando Espinosa los conoció, les daba trabajo. Carecían de fe, pero en su sangre perduraban, como rastros oscuros, el duro fanatismo del calvinista y las supersticiones del pampa. Espinosa les habló de su hallazgo y casi no escucharon. 




Hojeó el volumen y sus dedos lo abrieron en el comienzo del Evangelio según Marcos. Para ejercitarse en la traducción y acaso para ver si entendían algo, decidió leerles ese texto después de la comida. Le sorprendió que lo escucharan con atención y luego con callado interés. Acaso la presencia de las letras de oro en la tapa le diera más autoridad. Lo llevan en la sangre, pensó. También se le ocurrió que los hombres, a lo largo del tiempo, han repetido siempre dos historias: la de un bajel perdido que busca por los mares mediterráneos una isla querida, y la de un dios que se hace crucificar en el Gólgota. Recordó las clases de elocución en Ramos Mejía y se ponía de pie para predicar las parábolas.

Los Gutres despachaban la carne asada y las sardinas para no demorar el Evangelio.

Una corderita que la muchacha mimaba y adornaba con una cintita celeste se lastimó con un alambrado de púa. Para parar la sangre, querían ponerle una telaraña; Espinosa la curó con unas pastillas. La gratitud que esa curación despertó no dejó de asombrarlo. Al principio, había desconfiado de los Gutres y había escondido en uno de sus libros los doscientos cuarenta pesos que llevaba consigo; ahora, ausente el patrón, él había tomado su lugar y daba órdenes tímidas, que eran inmediatamente acatadas. Los Gutres lo seguían por las piezas y por el corredor, como si anduvieran perdidos. Mientras leía, notó que le retiraban las migas que él había dejado sobre la mesa. Una tarde los sorprendió hablando de él con respeto y pocas palabras. Concluido el Evangelio según Marcos, quiso leer otro de los tres que faltaban; el padre le pidió que repitiera el que ya había leído, para entenderlo bien. Espinosa sintió que eran como niños, a quienes la repetición les agrada más que la variación o la novedad. Una noche soñó con el Diluvio, lo cual no es de extrañar; los martillazos de la fabricación del arca lo despertaron y pensó que acaso eran truenos. En efecto, la lluvia, que había amainado, volvió a recrudecer. El frío era intenso. Le dijeron que el temporal había roto el techo del galpón de las herramientas y que iban a mostrárselo cuando estuvieran arregladas las vigas. Ya no era un forastero y todos lo trataban con atención y casi lo mimaban. A ninguno le gustaba el café, pero había siempre un tacita para él, que colmaban de azúcar. 





El temporal ocurrió un martes. El jueves a la noche lo recordó un golpecito suave en la puerta que, por las dudas, él siempre cerraba con llave. Se levantó y abrió: era la muchacha. En la oscuridad no la vio, pero por los pasos notó que estaba descalza y después, en el lecho, que había venido desde el fondo, desnuda. No lo abrazó, no dijo una sola palabra; se tendió junto a él y estaba temblando. Era la primera vez que conocía a un hombre. Cuando se fue, no le dio un beso; Espinosa pensó que ni siquiera sabía cómo se llamaba. Urgido por una íntima razón que no trató de averiguar, juró que en Buenos Aires no le contaría a nadie esa historia.

El día siguiente comenzó como los anteriores, salvo que el padre habló con Espinosa y le preguntó si Cristo se dejó matar para salvar a todos los hombres. Espinosa, que era librepensador pero que se vio obligado a justificar lo que les había leído, le contestó:

-Sí. Para salvar a todos del infierno.

Gutre le dijo entonces:

-¿Qué es el infierno?

-Un lugar bajo tierra donde las ánimas arderán y arderán.

-¿Y también se salvaron los que le clavaron los clavos?

-Sí -replicó Espinosa, cuya teología era incierta. 





Había temido que el capataz le exigiera cuentas de lo ocurrido anoche con su hija. Después del almuerzo, le pidieron que releyera los últimos capítulos. Espinosa durmió una siesta larga, un leve sueño interrumpido por persistentes martillos y por vagas premoniciones. Hacia el atardecer se levantó y salió al corredor. Dijo como si pensara en voz alta:

-Las aguas están bajas. Ya falta poco.

-Ya falta poco -repitió Gutrel, como un eco.

Los tres lo habían seguido. Hincados en el piso de piedra le pidieron la bendición. Después lo maldijeron, lo escupieron y lo empujaron hasta el fondo. La muchacha lloraba. Espinosa entendió lo que le esperaba del otro lado de la puerta. Cuando la abrieron, vio el firmamento. Un pájaro gritó; pensó: es un jilguero. El galpón estaba sin techo; habían arrancado las vigas para construir la Cruz.

Jorge Luis Borges






Links Cuento



Abelardo Castillo




Agatha Christie





Aleksandr Nikoláyevich Afanásiev



Alexander Pushkin


Algernon Blackwood


Alphonse Daudet



Ana María Shua





Anaïs Nin


Anton Chejov






Anatole France


Augusto Monterroso



Carlos Fuentes



Clarice Lispector



César Aira



Charles Dickens








Daniel Defoe



Edmondo Da Amicis


Edgar Allan Poe







Eduardo Acevedo Díaz


Ernest Hemingway





Esteban Exheverría


Felisberto Hernández




Fiódor Mijáilovich Dostoyevski


Francis Scott Fitzgerald



Gabriel García Márquez


Gilbert K. Chesterton


Haroldo Conti



Heinrich Böll



Herbert George Wells


Herman Hesse






Honoré de Balzac





Horacio Quiroga

                                    Cuentos de amor, de locura y de muerte






Howard Phillip Lovecraft



Issac Asimov



Italo Calvino







Jacinto Benavente




James Joyce










Jorge Luis Borges




José María Arguedas



José Saramago





Joseph Conrad



Juan Carlos Onetti


Juan Rulfo




Julio Cortázar





Leopoldo Lugones


Marco Denevi





Mario Benedetti




Marguerite Duras



Marguerite Yourcenar




Miguel de Cervantes Saavedra



Miguel Delibes



Mijail Sholojov


Philip K. Dick


Pío Baroja




Radindranath Tagore


Ray Bradbury

                  El Hombre Ilustrado









Robert Bloch


Roberto Arlt



Rodolfo Walsh


Rubén Darío


Rudyard Kipling


Ryunosuke Akutagawa




Sir Arthur Conan Doyle












Thomas Hardy














Vicente Blasco Ibáñez





William Faulkner


Yukio Mishima



Varios






Cuento: Jorge Luis Borges - El evangelio según Marcos - Links a mas Cuento





Ricardo M Marcenaro - Facebook

Blogs in operation of The Solitary Dog:
Solitary Dog Sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com
Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas comerciales:
marcenaroescultor@gmail.com
For:
contact me,
submit materials for publication,
commercial proposals:
marcenaroescultor@gmail.com

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)