Filosofia: Leonardo Da Vinci - Aforismos - Parte 3 - Moral (76 aforismos) - Links a mas Filosofia

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 11:33








Leonardo Da Vinci



Moral

           53.- Todos los males presentes y pasados puestos por el hombre en
      acción no satisfarían el deseo de su ánimo inicuo. Yo no podría, aunque
      dispusiera de largo tiempo, describir su naturaleza.
           54.- Digamos, para no salir de las cosas humanas, una suma crueldad,
      que no se observa en los animales terrestres, por cuanto entre ellos no
      los hay que devoren, otros de su propia especie, salvo por extravío del
      instinto, cosa que solamente ocurre entre los animales rapaces: leones,
      leopardos, panteras, lobos, gatos y otros animales semejantes, que a veces
      devoran a sus hijos.
           55.- Pero tú no sólo comes a tus hijos, sino también a tu padre, a tu
      madre, a tus hermanos, a tus amigos; y como eso no te basta, vas a lejanas
      islas a la caza de otros hombres, los castras para que engorden y los
      matas para satisfacer tu gula. ¿No produce acaso la naturaleza vegetales
      en cantidad suficiente, y no puedes, mezclándolos, preparar platos
      compuestos como los que describe Platina y otros autores de gastronomía?
           56.- Los ambiciosos que no se contentan con el beneficio de la vida y
      la belleza del mundo, tienen por castigo el no comprender la vida y el
      quedar insensibles a la utilidad y belleza del universo.
           57.- La sabiduría es hija de la experiencia.
           58.- ¡Oh, dormilón!, ¿qué cosa es el sueño? Es la imagen de la
      muerte. ¿Por qué, pues, no conduces a buen fin alguna obra que, después de
      muerto, te dé una semblanza de vida perfecta, a ti, que mientras vives te
      asemejas por el sueño a los míseros muertos?
           59.- Una vida bien cumplida el siempre larga.
           60.- Como un día bien empleado procura un dulce sueño, así una vida
      bien utilizada conduce a una dulce muerte.
           61.- ¡Oh, tiempo!, por tu causa los duros dientes de la vejez, poco a
      poco y con lenta muerte, consumen todas las cosas. Elena, mirando al
      espejo las marchitas arrugas de la vejez en su rostro, dolíase y pensaba
      que había sido raptada dos veces.
           62.- Los hombres buenos son naturalmente deseosos de saber.
           63.- La adquisición de cualquier conocimiento es siempre útil al
      intelecto, que sabrá descartar lo malo y conservar lo bueno.
           64.- Es imposible amar algo ni odiar algo, sin empezar por conocerlo.
           65.- Adquiere en tu juventud de qué compensar el perjuicio de la
      vejez. Si comprendes que la vejez tiene por sustento la sabiduría, te
      esforzarás durante tus jóvenes años para que, en los últimos, no carezcas
      de alimento.
           66.- Cornelio Celso: «El soberano bien es la sabiduría; el soberano
      mal es el dolor del cuerpo.» Pero compuestos como estamos de dos cosas:
      alma y cuerpo, de las cuales la primera es la mejor y la segunda la peor,
      y la sabiduría perteneciendo a la parte mejor y el sumo mal a la peor,
      será óptima cosa la sabiduría y pésima cosa el dolor del cuerpo. Por
      consiguiente, así como el sumo mal es el dolor corpóreo, la sabiduría es
      el sumo bien del alma en el hombre consciente: nada hay que pueda serle
      comparado.
           67.- El conocimiento del tiempo pasado y del estado de la Tierra en
      él son el ornato y el alimento del espíritu humano.
           68.- El renombre del rico termina con su vida; se recuerda el tesoro,
      pero no al atesorador. Muy otra es la gloria de la virtud de los mortales
      que la de sus tesoros.
           69.- Cuántos emperadores y príncipes han pasado sin dejar recuerdo.
      Sólo se propusieron conquistar Estados y riquezas para que les
      sobreviviera su memoria. Cuántos, al contrario, vivieron pobres de dinero,
      para poder adquirir virtudes: y su deseo se ha cumplido en tanto cuanto la
      virtud sobrepasa a la riqueza.
           70.- ¿No ves tú que el tesoro no honra a su acumulador, después de su
      vida, como hace la ciencia, que atestigua y proclama a su creador, porque
      es hija de quien la genera y no hijastra como la pecunia?
           71.- Demetrio solía decir que no hay diferencia entre las palabras y
      la voz de los tontos ignorantes y los ruidos del vientre que provienen del
      exceso de gases.
           72.- La lujuria es causa de la generación. La gula mantiene la vida.
      El miedo o el temor la prolongan. El dolor es la salvación del organismo.
           73.- Así como la animosidad entraña peligro para la vida, el miedo es
      causa de seguridad para ella.
           74.- La paciencia obra contra la s injurias como los vestidos contra
      el frío. Si multiplicas los abrigos según la intensidad del frío, éste no
      podrá perjudicarte. Así, frente a las injurias, redobla la paciencia, y
      ellas no podrán alcanzarte.
           75.- Nuestro juicio no aprecia las cosas hechas en distintos períodos
      de tiempo ni en distancia relativa; porque los hechos ocurridos antes nos
      parecen próximos y casi actuales, y otras muchas cosas muy vecinas en el
      tiempo nos parecen lejanas, porque tienen por antigüedad la época de
      nuestra juventud.
           76.- He aquí una cosa que rechazamos cuanto más la necesitamos: el
      consejo. De mala gana lo escucha quien más lo necesitaría, a saber: el
      ignorante.
           77.- He aquí otra cosa que más nos persigue cuanto más huimos de
      ella: la miseria, que en la medida que pretendemos evitarla nos agobia sin
      darnos reposo.
           78.- Cuando la obra satisface al juicio, es una triste señal para el
      juicio; cuando la obra supera al juicio, éste es pésimo, como ocurre
      cuando alguien se maravilla de su trabajo; pero cuando el juicio supera a
      la obra, he ahí un signo perfecto; y si un joven se halla en tal
      disposición, llegará sin duda a ser un excelente artista, aunque sólo
      compondrá pocas obras, pero llenas de cualidades que detendrán a los
      hombres para admirar sus perfecciones.
           79.- Quien no pone freno a su voluptuosidad, desciende al nivel de
      los brutos.
           80.- El placer y el dolor pueden representarse aparejados, porque
      jamás están separados uno del otro: vueltos de espaldas, porque son
      contrarios uno al otro, y colocados sobre un mismo cuerpo, pues tienen el
      mismo fundamento, desde que el placer está en el esfuerzo contra el
      desagrado, y este último se halla en el fondo de todos los placeres. Y lo
      figuramos con una caña en la mano, símbolo de la vanidad sin fuerza, pero
      cuyos pinchazos son, no obstante, venenosos. Se emplean las cañas en la
      Toscana para soporte de los lechos, significando que ellos son el teatro
      de vanos ensueños, que en ellos se consume gran parte de la vida y se
      pierde mucho tiempo útil, especialmente en la mañana, cuando la mente está
      sobria y reposada, y el cuerpo apto para nuevas fatigas; y allí, en fin,
      nos entregamos a muchos vanos placeres, ya con la mente, imaginando cosas
      imposibles, o gozando con el cuerpo de placeres que disminuyen la
      vitalidad. Es por estos motivos por los que la caña se emplea a tales
      fines.
           81.- Si tú me dices que la visión impide la fija y sutil cogitación
      mental que penetra en las divinas ciencias, y que tal impedimento condujo
      a un filósofo a privarse de la vista, responderé que el ojo, como señor de
      los sentidos, cumple con su deber impidiendo las disputas confusas y
      engañosas, que nada tienen que ver con la ciencia y que van siempre
      acompañadas de ruidosas exclamaciones y grandes gestos; y el mismo deber
      incumbiría al sentido del oído, que sufre, más aún que el de la vista, de
      aquellas disputas; porque ellas malogran su deseo de concordancia entre
      los dos sentidos. Y si aquel filósofo se arrancó los ojos para razonar
      mejor, tal acto fue digno de fruto de su cerebro enfermo y de aquellas
      vanas disputas; porque todo ello fue locura. ¿No podía, en efecto, al
      entrar en semejante frenesí, haber cerrado los ojos y no abrirlos de nuevo
      hasta que el furor se calmase? ¡Pero el hombre estaba sin duda loco, y
      loco era su razonamiento que lo llevó estúpidamente a privarse de la
vista!
           82.- La parte tiende a reunirse con su todo para huir de su
      imperfección. El alma desea permanecer unida al cuerpo, porque, sin los
      instrumentos orgánicos del mismo, no puede obrar ni sentir.
           83.- La cosa amada atrae al amante como lo sensible al sentido, hasta
      que se unen en un solo objeto. La obra es lo primero que nace de esa
      unión. Si la cosa amada es vil, el amante se torna vil. Cuando la unión
      conviene al que la realiza, resulta para él deleite, placer, satisfacción.
      Cuando el amante se une a la cosa amada, reposa en ella.
           84.- De oscuras y tenebrosas cavernas saldrá una cosa que infundirá a
      toda la especie humana grandes inquietudes y peligros mortales. A muchos
      que lo buscarán, el oro dará, tras múltiples afanes, algunos placeres, y
      el que esté privado de él morirá entre sufrimientos y calamidades.
           85.- Inspirará infinitas traiciones; arrastrará a todos los hombres a
      cometer asesinatos, robos y perfidias; sembrará la sospecha entre los
      partidarios, arrebatará el estado a las ciudades libres, quitará a muchos
      la vida, enemistará a los hombres entre sí con muchos artificios, engaños
      y traiciones.
           86.- ¡Oh, animal monstruoso, cuánto mejor sería para los hombres que
      volvieses al infierno! ¡Por tu culpa las grandes selvas quedarán desnudas
      de sus vegetaciones e infinitos animales perderán la vida!      87.- Y tú,
      hombre, que consideras en este trabajo mío las obras admirables de la
      naturaleza, si admites que sería cosa nefanda destruirlo, piensa qué cosa
      nefandísima sería quitar la vida al hombre. Si juzgas que su composición
      corpórea es un maravilloso artificio, has de reconocer, sin embargo, que
      ella es nada, comparada con el alma que habita en semejante arquitectura;
      y, a la verdad, tal como es, es cosa divina. Déjala, pues, ocupar su obra
      a su gusto, y no quieras que tu cólera o malignidad destruya tan hermosa
      vida, pues quien no la estima no la merece. Es contra su voluntad como el
      alma se separa del cuerpo; y cuando lo hace, su queja y su dolor no son
      sin causa.
           88.- Los médicos nos atribuyen enfermedades que ellos mismos no
      conocen.
           89.- Si quieres conservar tu salud, lo conseguirás en la medida que
      sepas evitar a los médicos, porque sus remedios son del mismo género que
      la Alquimia, la cual ha producido tantos tratados como la Medicina.
           90.- ¡Oh, Naturaleza negligente! ¿Por qué eres tan parcial y no
      tratas a tus hijos como una buena madre, sino como una cruel e implacable
      madrastra? Veo a tus hijos entregados al servicio ajeno, sin ninguna
      ventaja para ellos, recibiendo por remuneración del bien que nos hacen
      cruelísimos martirios, y agotando su vida en beneficio de su verdugo.
      (Acémilas.)
           91.- Los más duros trabajos, recompensados por el hambre, la sed, el
      dolor, los garrotazos, los puñetazos, las maldiciones y vil trato. (Los
      asnos.)
           92.- ¿La belleza y la utilidad no pueden, acaso, ir juntos como en
      los castillos y en los hombres?
           93.- Las bellezas y las fealdades aparecen más potentes las unas por
      las otras.
           94.- ¡Oh, miseria humana, a cuántas cosas te sometes por el dinero!
           95.- Tanto da hablar bien del malvado como hablar mal del bueno.
           96.- La constancia no está en empezar, sino en perseverar.
           97.- Un vaso de arcilla cruda, si se rompe puede repararse, pero no
      el de arcilla cocida.
           98.- No siempre es bueno lo que es bello... Ejemplo de este error dan
      los que hablan con elegancia, pero sin doctrina.
           99.- Debes reprender en secreto a tu amigo y alabarlo en público.
           100.- Pide consejo al que sabe corregirse a sí mismo.
           101.- El mal que no me perjudica es como el bien que no me aprovecha.
           102.- No reneguemos del pasado.
           103.- Las amenazas sólo son armas para el amenazado.
           104.- Quien no castiga el mal ordena que se haga.
           105.- El que pretende enriquecerse en un día, se verá apremiado
      durante un año.
           106.- He aquí una cosa que cuanto más se necesita menos se estima: el
      consejo.
           107.- Mal haces si alabas, y peor si reprendes una cosa que no
      entiendes bien.
           108.- La justicia requiere poder, inteligencia y voluntad, y se
      asemeja al águila.
           109.- No existe mayor ni menor señorío que el sí mismo.
           110.- Se expone a daños quien se gobierna por el consejo de los
      jóvenes.
           111.- Donde entra la ventura, la envidia le pone asedio y la combate.
      Cuándo nos abandona, nos deja el dolor y el arrepentimiento.
           112.- Quien no estima la vida no la merece.
           113.- Cosa bella mortal pasa y no dura.
           114.- La hiedra tiene larga vida.
           115.- Cuando la fortuna viene, tómala a mansalva y por delante, pues
      por detrás es calva.
           116.- Las palabras que no satisfagan al oyente, le causan fastidio y
      disgusto; ello se manifiesta generalmente por copiosos bostezos. Cuando
      hables, pues, a hombres cuya benevolencia quieres captarte, si observas en
      ella tales muestras de aburrimiento, abrevia tu discurso o cambia de tema;
      si no lo haces, recogerás en vez de la benevolencia que deseas, odio y
      enemistad.
           117.- Y si quieres saber lo que a uno deleita, sin necesidad de que
      te lo diga, háblale de diversos asuntos, y cuando lo observes escuchando
      atento, sin bostezos ni fruncimiento de cejas, ni otros signos semejantes,
      puedes estar seguro de que la cosa de que hablas es la que le deleita.
           118.- Bien sé que por no ser yo literato, algún presuntuoso podrá
      razonablemente reprocharme mi falta de letras. ¡Gente necia! Ignoran los
      tales que yo podría, como Mario a los patricios romanos, contestarles que
      los que a sí mismos se adornan con ajenos trabajos, son los que se niegan
      a concederme el mérito de los míos.
           119.- Dirán que, por carecer de letras, no podré expresar bien lo que
      deseo. No saben ellos que mis cosas valen más por ser fruto de la
      experiencia y no de palabras ajenas, experiencia que fue maestra de los
      buenos escritores y que yo por tal la reconozco y no cesaré de alegarla en
      todos los casos.
           120.- ¡Oh, tontería humana! ¿No echas de ver que aunque has pasado
      toda tu vida contigo mismo, no has logrado reconocer lo que mejor posees,
      a saber: tu locura? Siguiendo la multitud de los sofistas, te engañas y
      engañas a los otros. Desprecias las ciencias matemáticas, que contienen la
      verdadera noción de las cosas que son de tu dominio; pasas luego a tratar
      de los milagros, pretendiendo saber cosas que escapan a la capacidad de la
      mente humana y no pueden demostrarse con ningún ejemplo natural; y piensas
      haber realizado un milagro cuando has deteriorado la obra de algún ingenio
      especulativo, sin advertir que incurres en el mismo error que el que
      despoja una planta del ornamento de sus ramos, llenos de hojas, de
      olorosas flores y de frutas.
           121.- Tal hizo Justino, abreviador de las Historias escritas por
      Trogo Pompeyo, que había relatado con admirable ornamento de arte las
      grandes hazañas de sus antepasados. Compuso una obra desnuda y digna tan
      sólo de los espíritus impacientes, para quienes es perder el tiempo
      emplearlo útilmente en el estudio de las obras de la naturaleza y de las
      cosas humanas.
           122.- Pero quédense ellos en compañía de las bestias; háganles
      cortejo los perros y otros animales rapaces, y corran junto con éstos tras
      los inocentes animales que, obligados por el hambre, en la época de las
      grandes nieves, se acercan a tu casa a pedirte limosna como a su tutor.
           123.- Felices los que prestan oído a los muertos: leamos los buenos
      libros y pongamos en práctica sus enseñanzas.
           124.- Ninguna investigación puede ya permitirnos escribir algo nuevo.
           125.- Las ciencias imitables son aquellas en que los discípulos
      igualan al maestro y pueden producir frutos semejantes. Éstas son útiles
      al imitador, pero no alcanzan tanta excelencia como aquéllas, que no
      pueden dejarse en herencia como otras sustancias.
           126.- Entre las ciencias inimitables está en primer lugar la pintura.
      Ella no se enseña a quien no tiene don natural, al contrario de las
      matemáticas, en las que el discípulo recibe tanto cuanto el maestro le
      enseña; ni se copia como las letras, en las que tanto vale la copia como
      el original; ni se modela como en la escultura en la que el objeto
      modelado equivale al original; y en cuanto a la fecundidad de la obra,
      ésta no produce infinitos hijos como ocurre con los libros impresos. Sólo
      ella conserva su nobleza, sólo ella honra a su autor, y queda preciosa y
      única sin parir hijos iguales a ella.
           127.- Como se ve a los soberanos reyes del Oriente andar velados y
      cubiertos, pensando que disminuiría su fama si publicaran y divulgaran su
      presencia, así vemos con frecuencia las pinturas que representan las
      divinas deidades, cubiertas con preciosos cortinados, y no se las descubre
      sin previas solemnidades eclesiásticas de diversas músicas y cantos. Y
      apenas descubiertas, la gran multitud del pueblo congregado se prosterna
      adorando y pidiendo el restablecimiento de la salud perdida o la salvación
      eterna, ni más ni menos que si el Ser figurado por la pintura estuviera
      allí presente y vivo.
           128.- Esto no pasa con ninguna otra ciencia u obra humana. Y si
      pretendieras que no es la fuerza del pintor la que entonces opera, sino la
      propia virtud de la cosa imitada, te responderé que, si así fuera, la
      imaginación podría satisfacerse quedándonos cómodamente en cama, en vez de
      emprender difíciles y peligrosos peregrinajes, como los que vemos hacer
      continuamente.
           129.- Pero, si a pesar de todo, esos peregrinajes se realizan con
      tanta frecuencia, ¿qué motivo los decide sin necesidad? Ciertamente
      confesarás que ese motivo no es otro que el simulacro o pintura que
      representa en efigie y potencia la idea de la divinidad, y que tal
      resultado podrían alcanzar todas las escrituras imaginables. Parecería,
      pues, que esa idea ama tal pintura y a quienes la aman y veneran, y que se
      complace más en ser adorada en esa que en otra manera de imitación, y, en
      fin, que por ella concede gracias y dones de salud -según creen los que a
      tal lugar concurren.





Links Filosofía

Anaxágoras de Clazomene

Abü Nasr Muhammad Al-Farabi (872-950)

Cioran
Genealogía Del Fanatismo
Desgarradura
El Inconveniente De Haber Nacido
Breviario de podredumbre
Pensamiento

Emile Chartier (Alain)

Fernand Braudel

Francis Bacon

Friedrich Engels

Friedrich Nietzsche

George Berkeley

Georges Bataille

Giorgio Agamben

Gaston Bachelard

Giles Deleuze – Felix Guattari

Hannah Arendt

Jean Rostand

Jürgen Habermas

Lao Tse

Leonardo Da Vinci

Mario Bunge

Michel Foucault

Noam Chomsky

Oswald Spengler

Roland Barthes

Theodor W. Adorno






Filosofia: Leonardo Da Vinci - Aforismos - Parte 3 - Moral (76 aforismos) - Links a mas Filosofia




Ricardo M Marcenaro - Facebook
 
Blogs of The Solitary Dog:

solitary dog sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com
Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas:
marcenaroescultor@gmail.com
For:
contact me,
submit materials for publication,
proposals:
marcenaroescultor@gmail.com

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)




Comments (0)

Publicar un comentario en la entrada