Cuento: Charles Bukowski - Caballo Florido - Fotos - Links a mas Cuento

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 4:53





Me pasé la noche sin dormir, con John el Barbas, hablamos de Creeley, él a favor, yo en contra, y yo estaba borracho cuando llegué y llevaba cerveza conmigo. hablamos de muchas cosas, de mí, de él, simple conversación general, y pasó la noche, hacia las seis, me metí en el coche, arrancó y bajé de las colinas hasta Sunset, conseguí entrar en casa, busqué otra cerveza, la bebí, conseguí desvestirme, me acosté, desperté al mediodía, malo, salté de la cama, me enfundé la ropa, me limpié los dientes, me peiné, contemplé un rostro balanceante en el espejo, me volví de prisa, giraron las paredes, salí por la puerta y logré entrar en el coche, puse rumbo sur hacia Hollywood Park, lo de siempre.

Aposté diez al favorito, 8 por 5, y me volví para salir y ver la carrera, un chaval alto de traje oscuro corrió hacia la ventanilla intentando apostar en el último minuto, el cabrón debía medir más de dos metros, intenté zafarme pero me arreó con el hombro en plena cara, casi me noquea, me volví: «cabrón hijoputa, ¡TEN CUIDADO!», grité. El estaba tan obsesionado con su apuesta que no me oyó siquiera, subí la rampa y vi entrar el 8 por 5, luego salí del club y entré en la parte de la tribuna principal y cogí una taza de café caliente, sin leche, toda la pista parecía un ondulamiento psicodélico, 5,60 veces 5. 18 pavos de beneficio, primera carrera, no quería estar en la pista. no quería estar en ningún sitio, hay veces que un hombre tiene que luchar tanto por la vida que ni tiempo tiene de vivirla, volví al club, acabé el café, me senté para no desmayarme, malo, malísimo,  cuando me quedaba un minuto, volví a la cola, un tipejo japonés se volvió, y me dijo nariz con nariz: «¿a quién prefiere?», ni siquiera tenía programa, intentaba atisbar en el mío, los hay que son capaces de apostar diez o veinte pavos en una carrera y luego son tan tacaños que no compran un programa de cuarenta centavos que contiene además el historial de los caballos, «no me gusta ninguno», le dije, con un bufido, así me libré de él, se volvió a intentar leer el programa del que tenía delante en la cola. atisbaba por el costado del tipo, por encima del hombro, hice mi apuesta y salí a ver la carrera, Jerry Perkins corría como el jamelgo de catorce años que era, Charley Short parecía como dormido en la bici, quizás hubiese estado también despierto toda la noche, con el caballo, ganó Night Freight, 18 por 1, yo rompí los boletos, el día antes había ganado un 15 por 1 y luego un 60 por 1, querían empujarme al precipicio, tenía ropa y zapatos de espantapájaros, un jugador puede gastar en todo menos en ropa: el trago vale, comida, jodienda, pero ropa no. Mientras no estés desnudo y tengas tu verde, te dejan apostar.




La gente miraba a una tía de minifalda cortísima, ¡pero CORTA de veras! y era joven y con clase. Comprobé, demasiado, una dormida' me costaría cien, decía que trabajaba de camarera en un sitio, yo volví al mío con mi ropa andrajosa y ella se fue a la barra y se pagó su propia bebida,
tomé otro café.

Le había dicho a John el Barbas la noche anterior que el Hombre suele pagar cien veces más por un polvo de lo que vale, de todos modos. yo no. los demás sí. la de la minifalda valía unos ocho dólares, sólo me aumentaba unas trece veces su valor, buena chica.

Me puse a la cola para la apuesta siguiente, con el tablero a cero, la carrera estaba a punto de terminar, el chico gordo que había delante de mí parecía dormido, no parecía que quisiese apostar, «vamos, apueste y muévase», dije, parecía atascado en la ventanilla, se volvió lentamente y le eché a un lado, metiéndole el codo, le saqué de la ventanilla, si me decía algo, le pensaba atizar. la resaca me había puesto nervioso, aposté veinte ganador a Scottish Dream, un buen caballo, aunque temía que Craine no lo montara bien, no le había visto una buena carrera, así que, en fin... se lo merecía, salieron y un 18 por 1 le pasó en la recta final, quedó el segundo, el precipicio estaba cada vez más cerca, miré a la gente, ¿qué hacían ellos allí?, ¿por qué no estaban trabajando?, ¿cómo hacían? había unos cuantos ricos en el bar, ellos no estaban preocupados, pero tenían esa mirada mortecina especial del rico que llega cuando el espíritu de

lucha se esfuma de ellos y no queda nada que lo sustituya... ningún interés, sólo ser ricos, pobres diablos. sí. ja, jajajá, ja. no bebía más que agua, estaba seco, seco, enfermo y seco. y descolgado. para el arrastre, acorralado otra vez. qué deporte aburrido. se acercó a mí un hispano bien vestido que olía a asesinato e incesto, olía como una tubería de cloaca atascada,—dame un dólar —dijo. —vete a la mierda —dije yo, muy tranquilo. se volvió y se acercó al siguiente, —dame un dólar —dijo, tuvo su respuesta, se había topado con un duro de Nueva York. —dame tú diez, pijotero —le dijo el duro, paseaba por allí otra gente, timados por el Dream, quebrados, furiosos, angustiados, machacados, mutilados, engañados, cazados, estafados, atrapados, jodidos, volverían a por más si consiguieran algo de dinero, ¿yo? yo iba a empezar a robar carteras o a hacerme macarra, algo así, la carrera siguiente no fue mejor, llegué otra vez segundo, Jean Daily me fastidió con Peper Tone, empecé a convencerme de que todos mis años de experiencia en las carreras (tantas horas nocturnas de estudio) eran pura ilusión, demonios, eran sólo animales y tú los soltabas y pasaba algo, habría estado mejor en mi casa oyendo algo muy cursi (Carmen en inglés) y esperando a que el casero me echara a patadas, en la quinta carrera volví a quedar segundo con Bobbijack, me ganó Stormy Scott N. la elección obvia era Stormy, sobre todo porque tenía el mejor jinete, Farrington, y había cerrado con once cuerpos en su última carrera, segundo otra vez en la sexta, con Shotgun, un 1 buen precio a 8 por 1. y se fueron con él, Peper Streak le ganó, rompí el boleto de diez dólares, quedé el tercero en la séptima y fueron 50 dólares. En la octava tenía que elegir entre Creedy Cash y Red Wave, me quedé al final con Red Wave, y naturalmente, ganó Creedy Cash a 8 por 5, con O'Brien, lo que no fue ninguna sorpresa... Creedy había ganado ya 10 de 19 aquel año, se me había ido la mano con Red Wave y ya eran 90 pavos, fui a los urinarios a echar una meada, allí estaban todos dando vueltas, dispuestos a matar, a robar carteras, una multitud remota y maltratada, pronto saldrían, terminado ya todo, vaya vida... familias rotas, trabajos perdidos, negocios perdidos, locura, pero pagaba impuestos al buen estado de California, amigo. un siete u ocho por ciento de cada dólar, parte de eso construía carreteras, pagaba policías para amenazarte, construía manicomios, alimentaba y pagaba al gobierno. un tiro más, aposté por un jaco de once años, Fitment, un caballo que la había armado en su última carrera, terminó a trece cuerpos contra seis mil quinientos apostadores, y que corría ahora contra un par de doce mil quinientos y un ocho mil, había que estar loco, y además aceptando sólo 9 por 2, aposté diez ganador a Urrall, a 6 por 1, como apuesta de compensación y aposté cuarenta ganador a Fitment. Eso me hundía ciento cuarenta pavos en el agujero, cuarenta y siete años y aún correteando por el País de las Hadas, atrapado como el palurdo más imbécil, salí a ver la carrera. Fitment iba a dos largos al doblar la primera curva, pero corría bien. no te hundas, queridito, no te hundas. al menos concédeme una carrerita, sólo una, para qué quieren los dioses cagar siempre sobre el mismo individuo: yo, que todos tengan su oportunidad, es bueno para su resistencia, estaba oscureciendo y los caballos corrían entre la nieve, Fitment se lanzó a la cabeza al enfilar la pista opuesta a la recta final, hacía una carrera tranquila, pero Meadow Hutch, el favorito 8 por 5 dio la vuelta y se colocó delante de Fitment, corrieron así por la primera curva y luego Fitment avanzó, alcanzó a Meadow Hutch, lo igualó y lo dejó atrás, bien, hemos liquidado al favorito 8 por 5, ahora sólo quedan otros ocho caballos, mierda, mierda, no le dejarán, pensé, saldrá alguno del grupo, un alivio, los dioses no me lo concederán, volvería a mi habitación y me tumbaría en la oscuridad con las luces apagadas, mirando al techo, preguntándome qué significaba todo aquello, Fitment estaba a dos cuerpos en la recta final y yo esperaba, parecía una recta muy larga. Dios mío, ¡qué larga ERA!, ¡qué LARGA!
 


No podrá ser, no puedo soportarlo, qué oscuro está.
Ciento cuarenta pavos menos, enfermo, viejo, imbécil, desgraciado, verrugas en el alma,
las jóvenes duermen con gigantes de inteligencia y cuerpo, las chicas se ríen de mí cuando
voy por la calle.
Fitment. Fitment.
Mantenía los dos cuerpos, seguía, quedaron a dos cuerpos y medio, nadie se acercó más, maravilloso, una sinfonía, sonreía hasta la niebla, le vi llegar a la meta y luego me acerqué y bebí un poco más de agua, cuando volví habían puesto el precio: 11,80 dólares por 2, había ganado 40, saqué la pluma y calculé, ingreso: 236 dólares, menos mis 140, un beneficio de 96, Fitment, amor. Niño, amor, caballo florido.
La cola de los diez dólares era larga, fui a los lavabos, me chapucé la cara, había recuperado el ritmo otra vez, salí y busqué los boletos.
¡Sólo encontraba TRES boletos de Fitment!, ¡había, perdido uno en algún sitio!

¡Aficionado!, ¡imbécil!, ¡majadero! me sentía enfermo. un boleto de diez pavos valía cincuenta y nueve dólares, volví sobre mis pasos, recogiendo boletos, ninguno del número 4, alguien había cogido mi boleto.

Me puse a la cola, buscando en la cartera, ¡pedazo de burro! luego, encontré el otro boleto, se había deslizado por detrás de una abertura de la cartera, era la primera vez que me pasaba, ¡cartera de mierda!
cobré mis 236 dólares. vi a Minifalda buscándome. ¡oh, no no no no NO! me largué en el
ascensor, compré un periódico, esquivé a los conductores del aparcamiento, llegué al coche.




Encendí un puro, bueno, pensé, no hay por qué negarlo: simplemente un genio no puede perder. con esta idea encendí mi Plymouth del 57, conduje con gran cuidado y cortesía. Tarareé el concierto en D mayor para violín y orquesta de Pedro Ilych Tchaikovsky. había inventado un pasaje verbal que abarcaba el tema principal, la melodía principal: cuna vez más, volveremos a ser libres, oh, una vez más, volveremos a ser libres, libres otra vez, libres otra vez...».

Salí entre los furiosos perdedores, los fracasados. lo único que les quedaba eran aquellos coches de seguro caro y aún sin pagar, se desafiaban y se arriesgaban a la mutilación y al asesinato, zumbando, acuchillando, sin ceder ni un centímetro, me desvié en Century, se me paró él coche justo en la salida, y bloqueé detrás a otros catorce, pisé en seguida el pedal, hice un guiño al policía de tráfico, luego le di a la puesta en marcha, engranó y salí, continué a través de la niebla. Los Ángeles no era, en realidad, mal sitio: allí un buen sinvergüenza siempre podía salir adelante







Links Cuento



Abelardo Castillo







Agatha Christie









Aleksandr Nikoláyevich Afanásiev







Alexander Pushkin







Algernon Blackwood





Alphonse Daudet









Álvaro Cepeda Samudio




Ambrose Bierce




Ana María Shua







Anaïs Nin





Anatole France






Anton Chejov










Augusto Monterroso










Carlos Fuentes






César Aira





Clarice Lispector






Charles Bukowski






Charles Dickens










Charles Perrault




Daniel Defoe





D.H. Lawrence




Edmondo Da Amicis





Edgar Allan Poe










Eduardo Acevedo Díaz




Enrique Anderson Imbert







Ernest Hemingway









Esteban Exheverría




Fabio Fiallo




Felisberto Hernández








Fiódor Mijáilovich Dostoyevski




Francis Scott Fitzgerald





Franz Kafka




Gabriel García Márquez





Gilbert K. Chesterton




Gustave Flaudert




Haroldo Conti





Heinrich Böll






Heinrich von Kleist




Herbert George Wells






Hermann Hesse









Honoré de Balzac







Horacio Quiroga

                                    Cuentos de amor, de locura y de muerte









Howard Phillip Lovecraft





India – Anonimo






Issac Asimov






Italo Calvino









Jacinto Benavente






James Joyce












John Cheever




John William Polidori




Jorge Luis Borges








José María Arguedas





José Saramago







Joseph Conrad





Juan Carlos Onetti





Juan José Arreola




Juan Rulfo






Julio Cortázar







Leopoldo Lugones




Marco Denevi







Mario Benedetti






Marguerite Duras





Marguerite Yourcenar






Miguel de Cervantes Saavedra





Miguel Cané




Miguel Delibes





Mijail Sholojov




Philip K. Dick




Pío Baroja






Radindranath Tagore





Ray Bradbury

                  El Hombre Ilustrado













Robert Bloch




Roberto Arlt





Rodolfo Walsh




Rubén Darío





Rudyard Kipling




Ryunosuke Akutagawa






Sir Arthur Conan Doyle














Thomas Hardy
















Vicente Blasco Ibáñez







William Faulkner




Yukio Mishima





Zen




Varios











Cuento: Charles Bukowski - Caballo Florido - Fotos - Links a mas Cuento







Ricardo M Marcenaro - Facebook

Blogs of The Solitary Dog:

Solitary Dog Sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com

Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo:
marcenaroescultor@gmail.com

For:
contact me:
marcenaroescultor@gmail.com


My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)











Comments (0)

Publicar un comentario en la entrada