Poesia: William Blake - Cantares de experiencia - Parte 13 - El Escolar - Londres - Una Niñita Extraviada - Links

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 13:00




El Escolar


Adoro levantarme en una mañana
de verano
cuando los pájaros cantan en todos los
árboles;
el cazador distante sopla su cuerno,
y la alondra canta conmigo.
¡Oh, qué dulce compañía!

Pero ir a la escuela en una mañana
de verano,
¡Oh, desbarata toda la alegría!
Bajo un cruel ojo anticuado,
los pequeñitos pasan el día
entre suspiros y congoja.
¡Ah! Entonces a veces me siento
y desisto,
y paso muchas horas de ansiedad:
sin obtener satisfacción del libro
ni sentado en la sala de clase,
agotado por la pesada andanada.
¿Cómo podría un pájaro nacido para
disfrutar
sentarse en una jaula y cantar?
¿Qué le queda a un niño aburrido y
con miedo
salvo plegar sus alas tiernas
y olvidar su dichosa primavera?
¡Oh, padre y madre! Si se cortan los
pimpollos
y se quitan los capullos,
y si a las tiernas plantas se arrebata
el júbilo del florecimiento,
mediante la pena y la ausencia de cuidado...
¿Cómo despertará jubiloso el verano,
o cómo brotarán los frutos estivales?
¿Cómo cosecharemos lo que el dolor
destruye,
o bendeciremos la maduración del año
cuando irrumpan los resoplidos del invierno?



Londres


Deambulo por cada calle privilegiada
cerca de donde fluye el privilegiado
Támesis,
y hay marcas en cada rostro que
encuentro:
señales de flaqueza, signos de
sufrimiento.

En cada grito de cada Hombre,
en los clamores de miedo de los niños,
en cada voz, en cada proclama,
oigo las cadenas forjadas por la mente.
Y cómo el grito del deshollinador
a toda sombría iglesia consterna;
y el suspiro del infortunado soldado
corre hecho sangre por los muros del
palacio.
Pero sobre todo oigo por las calles a
medianoche,
la imprecación con que la joven
Ramera
maldice la lágrima del Bebé recién
nacido,
y colma de plagas el carro fúnebre del
Matrimonio.






Una Niñita Extraviada

Niños de la Era futura
cuando leáis esta indignada página,
sabed que en los tiempos antiguos
el amor, ¡el dulce amor! era
considerado un crimen.

En la Edad del Oro
libres del frío invernal,
un joven y una doncella radiantes
bajo la santa luz, disfrutaban
desnudos entre los rayos del sol.

Cierto día una joven pareja
colmada del mayor afecto,
se encontró en un brillante jardín
donde la santa luz acababa
de correr el telón de la noche.

Allí, al despuntar el día,
retozan sobre la hierba:
los padres en la lejanía,
los extraños sin acercarse,
y la doncella rápido perdió su miedo.

Agotados de dulces besos,
combinan un reencuentro
cuando las olas del sueño
sumerjan todos los cielos,
y lloren los cansados caminantes.

Hasta su anciano padre
llega la radiante doncella;
pero él la mira amoroso
como si fuera el santo libro:
sus tiernos miembros tiemblan
de terror.
"¡Ona, pálida y débil,
háblale a tu padre!
¡Oh, miedo estremecedor!
¡Oh afecto funesto
que abate el florecer de mis canas!"





Poesia: William Blake - Cantares de experiencia - Parte 13 - El Escolar - Londres - Una Niñita Extraviada - Links


En Español


In English

 



Ricardo M Marcenaro - Facebook

Operative blogs of The Solitary Dog:

solitary dog sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com

Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas:
marcenaroescultor@gmail.com

For:
contact me,
submit materials for publication,
proposals:
marcenaroescultor@gmail.com

Diario La Nación
Argentina
Cuenta Comentarista en el Foro:
Capiscum

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)

Comments (0)

Publicar un comentario