Poesia: Humberto Garza Cañamar (Mexico) - Acuarela - Agonía

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 19:38






Acuarela

    Respirabas en mí, en mí; pero muy dentro,
    como los tiernos brotes de una planta pequeña.
    El aire de tu vaho llegaba al pensamiento
    dándole vida al canto del pájaro que sueña.

    Corrías en la sangre de mis noches ingrávidas
    y en los ríos crecidos de minutos sin fin,
    también como una lluvia perdurable de lágrimas
    caías en el golfo que ronda mi Delfín.

    Piel rizada en la tibia caricia de otros labios,
    verbo de la neurosis deshecho en el trastorno.
    Brújula sin imán, dirigiste mis barcos
    en una travesía que no tuvo retorno.

    El derecho al amor que ejercían tus ojos
    era el escrito largo de una pluma inexperta,
    buscando pertinaz, maravillas de un cosmos,
    y percibiendo sólo mi geografía desierta.

    Las mágicas reuniones de mis dudas antiguas
    inexcusablemente llegaban como niños
    a desatar la enorme borrasca de tu risa
    sobre el casto pelambre de enero y sus armiños.

    Debí cansarte mucho, sin notarlo siquiera;
    a los reinos de abajo mis reyes han caído.
    La historia de sus vidas, las sepultó la arena
    del médano más grande que levantó el olvido.

    


Agonía

    Dondequiera, ya no es alguna parte,
    ya no es hotel ni plaza ni alameda,
    ya no es un restaurante
    ni una casa friolenta
    donde todos acechan,
    amargando el frescor de la sorpresa.

    Se terminaron todos los lugares,
    los destruyó la vida sin decirme,
    los destruyó el destino sin contarme;
    los destruyeron para destruirme.

    El éxtasis no corre por mi carne,
    crucificaron todos los momentos,
    y mi vista no es nave
    bregando en las ondas de tu cuerpo.
    A veces, la llovizna,
    trae aroma distraído de tu aliento,
    y emigro a los túneles de octubre
    a fumar y a degollarme en tu recuerdo.

    No ha pasado la crisis,
    y no podrá pasar, es lo que siento.
    En ninguna parte
    te encuentro.
    Tenemos que buscarnos mucho, mucho,
    con deseo fuerte y pensamiento;
    desgarrando las casas con la vista
    y viajando en la alfombra del afecto.
    Tenemos que buscarnos,
    en el pecho y la espalda, si es posible,
    del tiempo.

    Yo te miraba de reojo,
    mostrándome disperso.
    El ámbito aceptaba mi soborno,
    y sentía que el momento
    y la vida...
    ¡por fin, valían un poco!

    Voy a peinar la ciudad de arriba abajo,
    voy a poner en la nariz de mi sabueso
    la parte tuya que dejaste en mí,
    para que rastree tu recuerdo
    en la tierra y el cielo,
    para ver
    si te encuentro.


Poesia: Humberto Garza Cañamar (Mexico) - Acuarela - Agonía








Ricardo M Marcenaro - Facebook

Operative blogs of The Solitary Dog:

solitary dog sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com

Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas:
marcenaroescultor@gmail.com

For:
contact me,
submit materials for publication,
proposals:
marcenaroescultor@gmail.com

Diario La Nación
Argentina
Cuenta Comentarista en el Foro:
Capiscum

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)


Comments (0)

Publicar un comentario