Poesia: Walt Whitman - Hojas de Hierbas - Canto a mi mismo - 4 - Vengo de Paumanok - de A hasta 4 - Links

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 21:43




VENIDO DE PAUMANOK
(Starting From Paumanok)

Este poema fue publicado en 1860, intercalándolo en la tercera edición de Hojas de Hierba. Como el Canto a mí mismo es un poema-programa en el cual Whitman, el poeta del alma a través del cuerpo con todas sus rudezas, delirios y pecados; de la inmortalidad a través de la mortalidad; y, de la religiosidad excelsa y depurada, por encima de las religiones vulgares y manoseadas, antes, en su canto y después de su canto, queda consagrado y erigido para siempre como el poeta máximo de la democracia y de la camaradería. Emerson lo dijo: los poemas de Whitman son, con frecuencia, no tanto proyecciones imaginarias, sino más bien, inventarios de América. Se propuso desde el comienzo idealizar a los Estados (sus Estados Unidos), y así, a lo largo de toda su obra, a la que Venido de Paumanok sirvo de pórtico, lo vemos y escucharemos en su canto a las masas insatisfechas, a los héroes, a la camaradería y al amor, al bien y al mal, como realidades de la Democracia.
Paumanok, nombre con que los indígenas designaban a Long Island, la Isla Larga- dice Henry Seidel Canby en su biografía de W.
W.- simbolizaba para él su juventud no menos que la realidad geográfica.
Nacido entre las colinas de esta isla, si bien su juventud y su temprana adultez tuvo por escenario la ciudad, volvió asiduamente al ambiente rural de Long Island para visitar a sus padres, emplearse de maestro de escuela, hacer caminatas, vagar (que para él significaba meditar y absorber) y buscar el contacto con las playas y el mar. Su mundo en Long Island rural comprendía la parte oeste de la isla; comenzaba a unas veinte millas de Nueva York y se extendía desde el estrecho de Long Island hasta el Atlántico, tan próximos que en los días de tempestad el sordo bramido del mar embravecido llegaba a las suaves colinas donde estuvo la cuna de W. W. La parte este de Long Island, con la Bahía del Sur y las comarcas de Green Port y Montauk no forman parte del escenario de su infancia...”


VENIDO DE PAUMANOK
(Starting From Paumanok)

A
Salido de la isla que tiene forma de pez, Paumanok, en que he nacido,
Engendrado por todo un hombre, mi padre, y educado por una madre perfecta,
Luego de haber errado por muchas tierras, amante de los caminos populosos,
Morando en Manhattan, mi ciudad, o en las praderas sureñas,
Un soldado acampado, o partiendo con mi fusil al hombro,
o como minero en California,
O llevando una rústica existencia en mi casa, en los bosques
de Dakota, comiendo sólo carne y bebiendo agua de los manantiales,
O retirado para meditar y cavilar en lo profundo de cualquier caverna,
Donde, lejos del ruido mundano, transcurre el tiempo entre éxtasis dichosos,
Teniendo en evidencia al generoso, al abundante Missouri,
contemplando al pujante Niágara,
Teniendo en evidencia las manadas de búfalos que pacen
en las praderas, el hirsuto bisonte de robusto pecho,
La experiencia de la tierra, las rocosas montañas, las flores
de mayo, las estrellas, la lluvia, la nieve que me maravillan,
Habiendo estudiado los trinos del pájaro burlón y el vuelo
del gavilán de la montaña,
Habiendo escuchado al rayar el alba el pájaro incomparable,
el tordo, entre los cedros de los pantanos,
Solitario, cantando al Oeste, entono el himno de un Nuevo
Mundo.

2
Victoria, unión, fe, identidad, tiempo,
Los lazos indisolubles, riquezas, misterios,
Progreso eterno, el cosmos, y las modernas invenciones.
Esta es la vida.
He aquí lo que ha subido a la superficie luego de tantos
tormentos y convulsiones.
¡Cuánta curiosidad! ¡Cuánta realidad!
Bajo mis plantas el suelo divino, sobre mi cabeza el sol.
Veo girar al mundo,
Los continentes ancestrales lejos, agrupados, juntos,
Los continentes futuros, al norte y al sur, con el istmo
entre ambos.
Mirad las vastas llanuras, sin caminos
Como en un sueño se prolongan, y rápidamente se colman,
Innúmeras multitudes en ellas desembocan,
Cubiertas están por la gente más avanzada que se, conoce
en las artes, en las instituciones.
Mirad, proyectado a través del tiempo,
Para mí, un auditorio interminable.
Con paso firme y regular avanzan sin detenerse jamás,
Sucesión de hombres, americanos, cien millones,
Una generación pasando luego de desempeñar su papel,
Una generación desempeñando su papel y pasando a su vez
con el rostro vuelto hacia un lado o hacia atrás, para
escucharme,
Con ojos retrospectivos, contemplándome.

3
¡Americanos! ¡Conquistadores! ¡Avanzadas humanitarias!
¡Las más avanzadas! ¡Centenarias avanzadas¡ ¡Libertad!
¡Masas!
Para vosotros un programa de cantos.
Cantos de las praderas,
Cantos del Mississippi a lo largo de su curso y hasta el mar
de México
Cantos del Ohío, Indiana, Illinois, Iowa, Wisconsin y Minnesota,
Cantos partiendo del centro, de Kansas, y equidistantes de
allí,
Brotando como llamaradas, vivificándolo todo.

4
Recoge mis hojas de hierba, América, recógelas al Sur y
recógelas al Norte,
Dales la bienvenida en todas partes, porque ellas son la
progenie.
Rodea las del Este y las del Oeste, porque ellas querrán
rodearte,
Y vosotros, precedentes, vinculados tiernamente con ellas,
porque ellas se vincularán con vosotros.
He estudiado los viejos tiempos,
Me he sentado para estudiar al pie de los grandes maestros,
Ahora, si, puedo ser elegido. ¡Oh! ¡Ahora pueden venir los
grandes maestros y estudiarme a su vez.
Acaso, en nombre de esos Estados, ¿puedo despreciar lo
antiguo?
Y es que esos Estados son los hijos de lo antiguo y lo justifican.
Poetas muertos, filósofos, sacerdotes,
Mártires, artistas, inventores, gobernantes de hace mucho
tiempo,
Forjadores del lenguaje en remotas tierras,
Naciones antaño pujantes, ahora reducidas, apartadas, o
desoladas,
No me atrevo a anticipar lo que respetuosamente yo os
acredito de lo que habéis aportado y dejado aquí.
Yo reconozco que es admirable (¡me ha conmovido tanto!).
Lo he contemplado atentamente durante un largo instante,
y luego lo he despedido;
Aquí estoy, en mi puesto, con mi propio tiempo.
He aquí las tierras, hembras y machos,
He aquí la herencia masculina y la herencia femenina del
mundo, he aquí la llama de la materia,
He aquí la espiritualidad, que es la traductora, que está
plenamente dedicada,
Es el movimiento constante, el final de las formas visibles,
La satisfacción, avanzando ahora, luego de la prolongada
espera,
¡Sí, he aquí que llega mi señora, el alma!





 Poesia: Walt Whitman - Hojas de Hierbas - Canto a mi mismo - 4 - Vengo de Paumanok - de A hasta 4 - Links




Ricardo M Marcenaro - Facebook

Operative blogs of The Solitary Dog:

solitary dog sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com

Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas:
marcenaroescultor@gmail.com

For:
contact me,
submit materials for publication,
proposals:
marcenaroescultor@gmail.com

Diario La Nación
Argentina
Cuenta Comentarista en el Foro:
Capiscum

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)



Comments (0)

Publicar un comentario