Painter: Lichtenstein Roy. 90's works - part 1 - Texto de Ricardo Marcenaro - Links to 200 large pictures - Enlaces a 200 imagenes de gran tamaño

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 2:09




 Roy Lichtenstein 
1990 - Bedroom (unique state)




1990 - La Sortie



1990 - Reflections on Conversation




1990 - Reflections on The Scream




 1991 - Interior With Water Lilies




1991 - Interior with Mobile Painting




1991 - Interior with Red Wall



1991 - Water Lilies



 1992 - Bedroom at Arles





Estaba mirando aquello que ustedes están viendo, la obra de los últimos años de la vida de Roy Lichtenstein, y algo me vino a mi mente con absoluto.

La obra que lo hizo reconocido a Roy, transita los 60/70s, donde una iconografía graficada de situaciones de los cómics, adquiere relevancia cultural, es el caso, apuntada por el arte.

Corren los años en que Warhol hace lo mismo con las marcas de los productos, poniendo a personas de relevante y diversa fama en el mismo status de la marca, uniéndolos invisiblemente en el concepto de la media y su poder de relevar (el marketing es una expresión que sirve de vía para la masificación, la cual siempre será: comunicación).

Relevar es la palabra que une a estos artistas de un mismo tiempo, pero aquí estamos para Roy.

Es importante relevar, es una de las básicas herramientas de los artistas que lo hacen llevando a la categoría de arte algo que por muchos visto no percibido, este relevamiento de RL sobre personajes identificados de neto en su cultura, a la vez que insertándose en la mundial que pinta su pueblo (pinta tu pueblo y pintarás el mundo), de forma otra pero misma. Eso no lo hace cualquiera, es mérito grande. Tocar los corazones todos por calidades.

Entonces esto traspasa el solo personaje visto en la obra, revela el fondo sociológico depositado, por ejemplo, en aquello que representa los ideales arraigados de los 40 y 50s, que son los efectos vivientes en la sociedad contemporánea al desarrollo del trabajo de RL de los 60/70s, guerra/posguerra, apareciendo suficientemente claros para cualquiera estos elementos representados tan ampliamente en su obra.

Esas mujeres y hombres del brotador American Way Of Life idílico de una idea de progreso determinada por una forma de hacer las cosas en una situación controlada, más que dada, expresando en lo profundo un poder organizativo de la integralidad nacional encomiable, están vivos en su pintura de aquellos tiempos donde los sueños no son los mismos de los post 2000, cualquiera que tome un periódico de los sesenta setentas, lo compare a uno actual, coincidirá, lo digo sobre toda para quienes están lejos de haber vivido ambas épocas.

En la pintura de RL, los años se van llevando esos personajes como se los llevó de las calles, de las publicaciones y son ejercicio o recuerdo que apela y disfruta si logra sentirlo, que es una forma deseable del comprenderlo, de aquello que estaba en el aire, integrado a las formas que querían ser nuevas, y son evolución.

Así me hace llegar RL donde por lo cual inicié este artículo, estos cuadros de los 90s que estamos viendo, en el ya casi final de la entrega, que hago a través del blog, de su obra ordenada cronológicamente, la que he brindado ya casi en totalidad. Así llego a ese apuntamiento iniciático: son ambientes sin personas, todos casi abisagrados a ojo arquitectónico ambientador, si se me permite unir las dos nociones que nexo en ambas palabras que aportan profesiones diversas tan relacionadas.

Ambientes que lucen excelsamente ordenados, limpios, presentados a la observación, que es lo contrario del mirar pasajero.

¿Libres de personas?, no, es una trampa para quien así quiera pensar, ahora Roy Lichtenstein está pintando el silencio de esos seres que queda impreso en esos ambientes pulcros, ordenados, no dis-yuntos de los seres que los engendran, los cuales, son representación social del logro alcanzado, y su ausencia representada corporalmente, se deba en la ironía y sarcasmo, a que seguramente estén trabajando sus ocupantes, todo el día, para mantener eso que vemos, asé como lo vemos en las revistas que ilustran el confort en esos años como actualmente.

Seguramente fue uno de los pensamientos que animó en lo íntimo estos trabajos de cronista de época, como con autoridad lo fue y es Roy Lichtenstein.

En esos ambientes están las personas que animan el espíritu de los noventas esplendentes en fórmulas financieras que parecían ser el súmmum del bienestar, el mismo que está representado en ese vacío personal que observamos en los cuadros que estoy presentando en ésta y excusan mis palabras.

Siendo quizás, la parte de su obra menos visitada, sea la más densa y riesgosa, requerida de un refinamiento grande del ver como ejercicio de la sabiduría que el tiempo entrega a quien se ha trabajado, cultivándose y reproduciendo sus dones, los que expone a mi modo de ver, en lo personal, que es lo básico, muy claramente.

Así me ha llevado este hombre por su obra, comprendiendo, enseñándome a hacerlo, como si aprendiera un lenguaje que por otro no extraño, cuando apelado en su totalidad remembra en los pasos todos los apuntamientos que les van surgiendo.

Quizás estuvo, antes de estos cuadros, tratando de desfigurar aquello que tanto lo identificaba, sobrepintando impresiones cuando no presentándolas recortadas de un borrador de imágenes, parecía querer deshacer su propia pintura, los artistas necesitan liberarse, creo que como cualquiera, de las adhesiones que funcionan parasitando, como es vivir una realidad que ya no se quiere, pero de la cual se vive, una revisión crítica profunda, digamos.

Quizás hubo algo de eso, esa pelea interna para darle nueva vía al deseo de pintar, que es el de seguir siendo en el ser, como es lo que le sucede al artista íntegro, de esa manera: no volviéndose Roy Lichtenstein representación esclava de lo ya dicho.

Y como Lichtenstein era pintor, artista en la médula o de la médula y no tenía otro remedio, lo hizo, expresando en la madurez de su edad y recursos, la misma vista panorámica y analítica de sí percibiéndose en época, siempre contemporáneo a los períodos de ellas, en una actitud de juventud de espíritu evidente y ejemplar, aunque esta última palabra no goce de mucho prestigio en los tiempos que corren, lo que no quita que las lecciones estén ahí puestas, para quién tomarlas: las quiera.


    RM
 




1992 - Interior With Mobile






Roy Lichtenstein - Portrait - 
Glen Montiel gift


Links



 
 
 




 




Ricardo M Marcenaro - Facebook

Operative blogs of The Solitary Dog:

solitary dog sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com

Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas:
marcenaroescultor@gmail.com

For:
contact me,
submit materials for publication,
proposals:
marcenaroescultor@gmail.com

Diario La Nación
Argentina
Cuenta Comentarista en el Foro:
Capiscum

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)





Comments (0)

Publicar un comentario