Poesia: Johann Wolfgang von Goethe - Elegias Romanas 5 al 8 - Links

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 15:07





 Elegías 5

Esta clásica tierra felizmente me inspira;
pretérito y presente por igual me seducen.
De los antiguos sigo el consejo, y sus obras
con mano ansiosa hojeo, y siempre en ello gozo.
Mas Amor en la noche de otro modo me ocupa,
y por poco que aprenda doblemente me ufano.
Pero ¿es que aprendo poco contemplando las formas
de esta viva escultura que mis manos moldean?
Ahora es cuando comprendo al mármol; pues lo estudio
con ojos sensitivos y con manos videntes.
Y si del día la amada alguna hora me niega,
en cambio de la noche me las concede todas.
No todo se va en besos; que también conversamos,
y cuando le entra el sueño yo despierto medito.
Más de un poema, en sus brazos, he rimado, y a fe
que tecleando en su espalda suavemente, escandía
los latinos hexámetros. En tanto, ella en su plácido
sueño alentaba un soplo que mi sangre encendía.
Atizaba su antorcha Amor y recordaba
los tiempos en que al célebre triunvirato asistiera.
 



 Elegías 6

"¿Es posible, ¡oh cruel!, que así tú me zahieras?
¿Se expresan de ese modo en tu país los amantes?
Pase que así lo haga el vulgo. ¡Con él peco...!
Aunque no; que a ti solo me siento yo obligada.
Estos trajes dirán a la mordaz vecina
que la viudita ya por su esposo no llora.
¿No te ponías tú mismo, en las noches de luna,
para venir a verme, un largo abrigo oscuro
y escondías tus melenas? ¿No fingiste el abate?
¿Conque tenía un prelado? ¡Y el prelado eras tú!
Pues, aunque no lo creas, ningún clérigo pudo
de mi favor Jactarse en la Roma levítica.
Y era joven y pobre, y ellos bien lo sabían.
Más de una vez miróme de reojo Falconieri
y Albani más de una, por medio de tercero,
a Ostia o las Cuatro Fuentes intentó atraerme en vano.
Jamás gracia me hicieron las medias encarnadas,
y menos todavía las de color morado...
Que si a broma mi madre lo tomaba, mi padre
me advertía: "Ten cuidado, que saldrás chasqueada.."
Y así, por fin, ha sido. Que si airado te finges
conmigo, solo es porque escaparte quieres...
Vete, pues, que no hay hombre que nuestro amor merezca:
su amor la mujer lleva, cual su niño, en el pecho.
En tanto que vosotros, al abrazar vehementes
con vuestro mismo ímpetu al amor ahuyentáis..."
Así la amada habló, y al pequeño cogiendo,
entre besos y lágrimas contra el pecho apretólo...
¡Qué bochorno sentí, oh, qué ruines hablillas
de malignas comadres aquel cuadro empañaran!
Débil el fuego brilla y humea por un momento
cuando sobre su llama agua vertéis; mas pronto
se depura y acendra y más pujante torna
a elevar en el aire su penacho fulgente.





Elegías 7

¡Cuán feliz soy en Roma! Evoco aquellos tiempos
en que la turbia luz del Norte me envolvía,
turbio y pesado el cielo sobre mí gravitaba,
y sin color ni forma se me mostraba el mundo,
haciendo que otease con pena los sombríos
senderos que se abrían ante el yo insatisfecho.
Ahora aquí, en el fulgente éter, los astros fulgen,
y Febo, el dios, las formas suscita y los colores.
Brilla en astros la noche, vibra en suaves canciones,
y más que sol del Norte la luna resplandece.
¡Qué dicha!... ¿Será un sueño? ¿De veras, padre Júpiter,
acoges a este huésped y tu ambrosía le brindas?
¡Ay', que a tus pies me postro y a tus rodillas tiendo
las manos implorantes..., oh Jove hospitalario!
No sé cómo hasta aquí llegara; al peregrino
de la mano cogióle Hebe, y aquí le trajo...
¿Acaso le ordenaste que un héroe te trajera?
¿Y ella erró la elección?... Pues su error aprovecho...
Perdona... que Fortuna también es hija tuya...
Y a capricho, cual hembra, sus favores reparte...
¿No eres hospitalario?... ¡Pues no arrojes entonces
al huésped de tu Olimpo, lanzándolo a la tierra!
"Poeta. ¡Mucho te encumbras!..." "Perdona: el Capitolio
es tu segundo Olimpo, padre Jove... Tolera
mi presencia un momento, que luego Hermes alígero,
conduciráme al Arco por delante de Cestio."


Elegías 8

Cuando dices, amada, que nunca te miraron
con grado los hombres, ni hizo caso la madre
de ti, hasta que en silencio una mujer te hiciste,
lo dudo y me complace imaginarte rara,
que asimismo a la vid faltan color y forma,
cuando ya la frambuesa a dioses y hombres seduce.
















Poesia: Johann Wolfgang von Goethe - Elegias Romanas 5 al 8 - Links


Ricardo M Marcenaro - Facebook
Blogs in operation of The Solitary Dog:

Solitary Dog Sculptor:

 byricardomarcenaro.blogspot.com
Solitary Dog Sculptor I:
 
byricardomarcenaroi.blogspot.com/

Para:
comunicarse conmigo
marcenaroescultor@gmail.com

For:
contact me
marcenaroescultor@gmail.com

My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect. Thanks :)


Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano. Gracias:)



(::)


Comments (0)

Publicar un comentario