Filosofia: Cioran - El Inconveniente de Haber Nacido - Parte 14 - (De l'inconvenient d'etre ne - 1973)

Posted by ricardo marcenaro | Posted in | Posted on 18:55




 Cuando tengo que llevar a cabo una tarea que he asumido por necesidad, o por gusto, acabo de empezarla y todo, salvo ella, me parece importante, todo me seduce menos ella.

     *

 Reflexionar sobre aquellos a quienes ya no les queda mucho tiempo, que saben que todo se les ha acabado, salvo el tiempo durante el cual se desarrolla el pensamiento de su fin. Dirigirse hacia ese tiempo. Escribir para gladiadores...

     *

 Nuestro ser corroído por los achaques: el vacío que resulta está colmado por la presencia de la conciencia ¿qué digo?, ese vacío es la conciencia misma.

     *

 La disgregación moral cuando se reside en un lugar demasiado bello. El yo se disuelve en contacto con el paraíso.
 Sin duda el primer hombre, para evitar ese peligro, hizo la elección que ya conocemos.

     *

 A fin de cuentas han existido más afirmaciones que negaciones; por lo menos hasta ahora. Neguemos pues sin remordimiento. Las creencias pesarán siempre más en la balanza.

     *

 La sustancia de una obra, es lo imposible: lo que no hemos podido lograr, lo que no nos podía ser concedido; es la suma de todas las cosas que nos fueron negadas.

     *

 Cuando buscamos fuera lo que sólo puede existir en nosotros, a todos nos sucede lo que a Gógol, quien, con la esperanza de una «regeneración», se aburrió en Nazaret lo mismo que en «una estación en Rusia».

     *

 Suicidarse por ser lo que se es, pase; pero no porque la Humanidad entera pudiera escupirle a uno a la cara.

     *

 ¿Por qué temer el vacío que nos espera si no difiere en nada del que nos precedió? Este argumento de los antiguos contra el miedo a la muerte no puede servir de consuelo. Antes, se tenía la suerte de no existir; ahora se existe, y es esa parcela de existencia, o sea de infortunio, la que teme desaparecer. Parcela no es la palabra, puesto que cada cual se prefiere, o, por lo menos, se iguala, al universo.

     *

 Cuando discernimos la irrealidad en todo, nosotros mismos nos tornamos irreales, comenzamos a sobrevivirnos, por muy fuerte que sea nuestra vitalidad o imperiosos nuestros instintos. Pero ya no son más que falsos instintos y falsa vitalidad.

     *

 Si estás condenado a atormentarte, nada podrá impedirlo: una tontería te empujará igual que un gran dolor. Resígnate a consumirte bajo cualquier pretexto: así lo quiere tu suerte.

     *

 Vivir es ir perdiendo terreno.

     *

 ¡Y pensar que tantos han logrado morir!

     *

 Imposible no estar en contra de quienes nos escriben cartas inquietantes.

     *

 En una apartada provincia de la India se explicaba todo a través de los sueños, y, lo más importante, se inspiraban en ellos para curar las enfermedades. También a partir de ellos se arreglaban los asuntos cotidianos o capitales. Hasta que llegaron los ingleses. Desde que están aquí, dice un indígena, ya no soñamos.
 Es indudable que en lo que se ha convenido en llamar «civilización» reside un principio diabólico, y que el hombre ha tomado conciencia de él demasiado tarde, cuando ya no era posible ponerle remedio.

     *

 La lucidez sin el correctivo de la ambición lleva al marasmo. Para que una obra, para qué una vida sea posible, una debe apoyarse en la otra, combatirla sin vencerla.

     *

 No podemos perdonar a quienes hemos alabado, estamos impacientes por romper con ellos, por partir la cadena más delicada que existe: la de la admiración... Y no por insolencia, sino por aspiración a ser libre, a ser de nuevo uno mismo. Esto sólo se consigue mediante un acto de injusticia.
 





 El problema de la responsabilidad sólo tendría sentido si nos hubiesen consultado antes de nuestro nacimiento y hubiésemos aceptado ser precisamente ese que somos.

     *

 No deja de confundirme la energía y la virulencia de mi taedium vitae. ¡Tanto vigor en un mal tan desfalleciente! A esa paradoja debo la incapacidad para escoger por fin mi última hora.

     *

 Para nuestros actos, o simplemente para nuestra vitalidad, la pretensión a la lucidez es tan funesta como la lucidez misma.

     *

 Los hijos se vuelven, deben volverse contra sus padres, y los padres no pueden hacer nada pues están sometidos a una ley que rige las relaciones de los seres vivos en general, a saber: que cada cual engendra a su propio enemigo.

     *

 Se nos ha enseñado tanto a aferrarnos a las cosas, que cuando queremos liberarnos de ellas no sabemos cómo hacerlo. Y si la muerte no viniera a ayudarnos, nuestra terquedad por subsistir nos haría encontrar una fórmula de existencia más allá del desgaste, más allá de la misma senilidad.

     *

 Todo se explica a las mil maravillas si admitimos que el nacimiento es un acontecimiento nefasto, o el menos inoportuno; pero si se piensa de otra manera, debe uno resignarse a lo ininteligible, o bien, engañar como todo el mundo.

     *

 En un libro gnóstico del siglo segundo de nuestra era se dice: «La plegaria del hombre triste no tiene nunca fuerza para subir hasta Dios.»
 ...Como sólo se reza en momentos de abatimiento, se deduce que nunca ninguna plegaria ha llegado a su destino.

     *

 Estaba por encima de todos, y no tenía nada que ver con ello: simplemente se había olvidado de desear...

     *

 En la antigua China, las mujeres, cuando eran presa de la cólera o de la pena, subían en pequeños estrados levantados a propósito en las calles y daban libre curso a su furor o a sus lamentos. Ese género de confesión debería ser resucitado y adoptado en todas partes, aunque sólo fuera para reemplazar al de la Iglesia, anticuado, y al método inoperante de ciertas terapias.

     *

 Ese filósofo carece de compostura, o, para decirlo en la jerga filosófica, de «forma interior». Es demasiado elaborado para estar vivo o ser solamente «real». Es un muñeco siniestro. ¡Qué felicidad saber que nunca más volveré a abrir sus libros!

     *

 Nadie proclama que está sano y que es libre, y sin embargo es lo que deberían de hacer los que gozan de esa doble bendición. Nada nos acusa tanto coma nuestra incapacidad para gritar a voz en cuello nuestra fortuna.

     *

 ¡Haber fracasado siempre en todo, por amor al descorazonamiento!

     *

 El único medio de salvaguardar la soledad es hiriendo a todo el mundo, empezando por aquellos a quienes amamos.

     *

 Un libro es un suicidio diferido.

     *

 De nada vale decir: la muerte es lo mejor que la Naturaleza encontró para contentar a todo el mundo. Con cada uno de nosotros todo se desvanece, todo cesa para siempre. ¡Qué ventaja, qué abuso! Sin el menor esfuerzo por nuestra parte disponemos del universo, lo arrastramos en nuestra desaparición. Decididamente morir es lo inmoral...


 VII

 Si en vez de expansionarnos y de provocarnos un estado de euforia enérgica, vuestros infortunios os deprimen y os amargan, sabed que no tenéis vocación espiritual.

     *

 Estamos tan habituados a vivir a la expectativa, a apostar por el futuro o por un simulacro de futuro, que sólo hemos concebido la idea de inmortalidad por necesidad de esperar durante la eternidad.

     *

 Toda amistad es un drama oculto, una serie de heridas sutiles.

     *

 Lutero muerto, cuadro de Lucas Fortnagel. Expresión aterradora, agresiva, plebeya, de una sublimidad porcina... Traduce bien los rasgos de aquel a quien no sabríamos alabar bastante por haber dicho: «Los sueños son engañosos; cagarse en la cama, eso es lo verdadero.»





Filosofia: Cioran - El Inconveniente de Haber Nacido - Parte 14 - (De l'inconvenient d'etre ne - 1973)


Desgarradura:


El Inconveniente de Haber Nacido:
 

Comments (0)

Publicar un comentario